hilo navegacion-->NO

Qué son y qué ventajas tienen

Redes inteligentes

 

Unión Fenosa Distribución está incorporando nuevas tecnologías a sus redes eléctricas para transformarlas en redes inteligentes. Las smart grids son aquellas capaces de procesar e integrar todas las acciones que realizan los agentes conectadas a ellas, generadores, distribuidores y consumidores.

Las redes inteligentes representan una de las mayores evoluciones del sistema eléctrico, que, desde hace ya más de un siglo, funciona con el mismo esquema: los flujos eléctricos se transmiten desde las grandes centrales hasta los consumidores finales.

 

Hacia un sistema más sostenible y seguro

Con las smart grids, todos los agentes adquieren protagonismo en el sistema eléctrico y los pequeños consumidores dejan de ser sujetos pasivos para convertirse en una parte activa. Esta evolución abre la puerta a un modelo más complejo, en el que es posible integrar nuevos elementos como el coche eléctrico o la generación distribuida.
 

Para que todos los agentes tengan protagonismo, hay que introducir elementos de “inteligencia” en la red (tecnologías de comunicación, control, monitorización y auto-diagnóstico) que posibilitan que, junto a los flujos eléctricos, se transmitan flujos de información.
 

Esta transformación tecnológica, además de abrir nuevas posibilidades a los usuarios, contribuye a hacer el sistema eléctrico más seguro, más sostenible y eficiente y capaz de ofrecer una mejor calidad de servicio.
 

 

Ventajas para los usuarios

En el caso de los consumidores finales, el elemento central de las redes inteligentes es el nuevo contador, que sustituye a los equipos actuales.
 

Los redes inteligentes mejorarán la calidad del servicio que se presta a los usuarios y hará que sea más seguro y sostenible. Estas son algunas de las ventajas para los usuarios de las redes:

  • Abren la puerta a una “consumo a la carta” con la que el consumidor podrá obtener precios más competitivos y mayores posibilidades de elección y gestión de la energía. 
  • Permitirán que operaciones cotidianas como altas, bajas, modificaciones de potencia o reconexiones, puedan hacerse de forma rápida y a distancia.
  • Contribuirán a mejorar la calidad del servicio, ya que permitirán conocer las incidencias y trabajar sobre ellas con mayor rapidez.
  • Las empresas podrán ofrecer nuevos productos y servicios que facilitarán a los clientes la adopción de hábitos de consumo más eficientes y sostenibles.